¿Carreteras recargables?

carreteras recargables

En un futuro próximo, (sí queremos sustituir el parque automovilístico actual), dispondremos de carreteras recargables para poder circular con vehículos eléctricos sin temor a quedarnos sin batería. ¿Cómo conseguir esa ansiada autonomía?

Hagamos memoria, allá por 1891 Nikola Tesla patento un tipo de transformador resonante “La bobina de Tesla”. Está compuesta por una serie de circuitos eléctricos resonantes acoplados. Dichas bobinas crean descargas eléctricas con un alcance de varios metros. Sigamos recordando. A principios del 1900, Tesla dio comienzo a su sueño “Sistema Mundial Inalámbrico”, mediante el cual quería transmitir electricidad sin cables, y para ello dio comienzo a la construcción de la famosa Torre Tesla o Torre Wardenclyffe, que intentaría llevar a la práctica las teorías de un suministro de electricidad sin cables. La Torre Tesla fue un concepto muy adelantado a su época, tanto que los inversores no supieron tener la paciencia suficiente, dejando desacreditados conceptos revolucionarios que hoy en día son moneda común, excepto por la electricidad inalámbrica y “gratuita”. ¿Habrá llegado su momento?

carreteras recargables futuro

Gracias a esta tecnología los coches eléctricos podrían recargarse vía wireless mientras circulan por la autopista.

Este sistema de recarga altamente eficiente utiliza campos magnéticos para transmitir corriente eléctrica sin necesidad de cables. La técnica, denominada de resonancia magnética, se basa en el siguiente proceso: dos bobinas de cobre están acopladas para resonar en la misma frecuencia. Una de ellas, la fuente, está conectada a una corriente eléctrica que genera un campo magnético a su alrededor y permite el intercambio inalámbrico de energía con el receptor, siempre que la distancia entre ambos no sea muy elevada.

En el año 2007 un grupo de científicos del MIT sorprendieron a todos los expertos al conseguir encender una bombilla mediante esta técnica. Ahora, investigadores de la Universidad de Stanford (EEUU) pretenden ir más allá y proponen un modelo de autopistas en las que se implementan una serie de bobinas de cobre conectadas a la corriente eléctrica. Por su parte, los coches llevarían en su parte trasera sus propias bobinas, que podrían resonar mientras circulan por la autopista. De esta forma se crearían campos magnéticos que transferirían continuamente electricidad para cargar la batería de los vehículos. Este sistema de transferencia ha permitido una eficiencia del 97 por ciento, según indican los científicos en su trabajo publicado en la revista Applied Physics Letters.

Los coches eléctricos están aquí para quedarse entre nosotros. Los fabricantes cuentan con planes agresivos, como Volkswagen, que para 2025 quiere ofrecer todos sus vehículos con opción a motor de explosión o eléctrico. En Estados Unidos, Tesla está a la vanguardia, seguida de Chevrolet, que recientemente ha presentado el Bolt EV.

El Reino Unido planea la creación de autopistas que carguen a los vehículos eléctricos mientras se encuentran en movimiento.

A finales de este año, Reino Unido comenzará a realizar pruebas con una nueva tecnología que utiliza energía inalámbrica para recargar vehículos eléctricos en movimiento abriendo con ello la posibilidad de manejar largas distancias sin tener que parar en estaciones de recarga en las carreteras de su territorio.

A raíz de un estudio de viabilidad realizado por la empresa estatal Highways England, la propuesta estará lista para ser probada en un ambiente controlado durante 18 meses.

“Las pruebas de la tecnología de energía inalámbrica ayudarán a crear una red de carreteras más sostenible para Inglaterra y abrirán las oportunidades de negocios que transportan materiales por todo el país”, dijo Mike Wilson, el jefe de ingenieros en Highways England.

Dependiendo de estos resultados, pruebas en carretera podrían ser llevadas a cabo con el objetivo de apoyar el crecimiento del mercado de vehículos de bajas emisiones en las autopistas y principales caminos de Reino Unido.

El gobierno del Reino Unido ha asignado un presupuesto de casi 800 millones de dólares en los próximos cinco años para financiar la investigación de esta tecnología como parte de su compromiso por lograr una reducción del 80 por ciento en las emisiones de CO2 para el año 2050 y extender esta tecnología a toda su red de carreteras.

Esta iniciativa impulsaría al sector y la generación de nuevos empleos.

Este proyecto requeriría el apoyo de todos los fabricantes de vehículos eléctricos para asegurar que éstos estén equipados con tecnología compatible y beneficiaría a miles de usuarios que conducen un vehículo eléctrico.

energias renovables

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto