Blog

consejos para tener una vivienda energeticamente eficiente

Durante los últimos diez años, las casas energéticamente eficientes han crecido exponencialmente. Pero, ¿qué son? Los hogares eficientes son aquellos que aprovechan el máximo los recursos climáticos del medio donde se encuentran. De esta forma se minimiza el gasto energético y el consumo de energía no renovable. Viviendo en una vivienda eficiente podemos contribuir a la lucha contra el cambio climático en nuestro día a día.

Elegir una buena tarifa para empezar a ahorrar

De nada sirve convertir tu casa en una vivienda eficiente energéticamente si estás pagando un precio más alto por tu consumo eléctrico. Entre las principales comercializadoras es dífícil saber qué compañía de luz es más barata: Endesa o Iberdrola. Si estás pensando qué compañía de luz contratar debes saber no existe una compañía más barata para todo el mundo, ya que depende de en qué horas o de qué forma se consuma la electricidad, Holaluz puede ser más barata que Endesa y viceversa.

Lo más importante con respecto a este tema es que, en caso de una mudanza, realices un cambio de titular de luz o un cambio de titular de agua. Lo mismo para internet o la línea telefónica. En caso de impago o de accidente por una mala manipulación del suministro el titular del contrato será el responsable. Por lo que nuestro consejo es realizar el cambio de titular de luz en caso de mudanza.

¿Cómo ahorrar en electricidad con la eficiencia energética?

Iluminación: Debemos aprovechar la luz natural todo el tiempo que sea posible. Mobiliario como sofás o paredes con colores claros proyectan mejor la iluminación natural.

Aislamiento térmico: es una de las medidas principales para obtener la eficiencia energética. Por ello es recomendable instalar doble ventana y carpinterías con rotura de puente térmico, ya que es por donde se producen mayores pérdidas de energía. Esto puede suponer un ahorro de más del 40%.

Corrientes de aire: detectar las filtraciones de aire es importante para no malgastar energía con la calefacción. Es posible bloquearlas con masilla o silicona. Un truco simple para detectarlas es utilizando una vela en zonas sensibles. La filtración del aire provocará que la llama oscile.

Temperatura: Utilicemos el aire acondicionado cuando realmente sea necesario. A primera hora de la mañana o por las noche podemos abrir las ventanas para dejar entrar el aire más fresco, y a partir del mediodía el uso de persianas, cortinas o toldos disminuirán el calor en una casa.

Agua caliente: Los acumuladores de agua pueden sustituir a los de producción instantánea y sin acumulación. Para que sean realmente eficientes para el uso de agua caliente es primordial que las tuberías de distribución estén bien aisladas.

Luz eléctrica: Además de aprovechar la iluminación natural al máximo, también podemos ahorrar sustituyendo bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo, que duran siete veces más y pueden ahorrar más de un 70% de energía. Por otra parte, es recomendable utilizar tubos fluorescentes en zonas donde precisemos de luz durante mucho tiempo, como en la cocina, por ejemplo.

Si quieres aprender más sobre eficiencia energética, te dejamos el enlace a un artículo de la OCU (Oficina de Consumidores y Usuarios) para que sigas aprendiendo a ahorrar en electricidad.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto